"El viento ha llevado el humo a millas de distancia hasta ciudades fuera del estado", afirma el Dr. J.P. Maganito, director médico en Blue Cross and Blue Shield of Montana. "Todos pueden comenzar a experimentar, o han experimentado, algunos problemas de salud; además, las personas con ciertas condiciones de salud podrían sufrir amenazas más graves a su salud".

El Dr. Maganito afirma que los incendios contienen cantidades importantes de irritantes tóxicos para la respiración, como formaldehído y acroleína, que pueden provocar ataques de asma y enfermedades respiratorias.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), la exposición puede provocar dolor de pecho, pulso cardíaco acelerado y respiración sibilante, además de que puede disparar un ataque de asma. Además de la tos y los problemas de respiración, muchas personas sufren síntomas similares a los de una infección de los senos paranasales, como dolores de cabeza, dolor de garganta, goteo nasal y hasta fatiga.

Las personas mayores, las mujeres embrazadas, los niños y aquellas que sufren enfermedades cardíacas y pulmonares son las que corren mayor riesgo.

El sitio web de los CDC brinda los pasos detallados para protegerse contra el humo de los incendios. Los CDC también brindan instrucciones especiales para aquellas personas que deben evacuar, mujeres embrazadas, bebés y niños pequeños, e individuos que sufren enfermedades cardíacas y pulmonares.

Debido a que los incendios emanan más y más humo, es importante proteger su salud y tomar medidas sencillas para reducir la exposición al humo y la contaminación por partículas:

  • Evite la exposición prolongada en exteriores.
  • Cámbiese la ropa si ha estado afuera porque el humo y las partículas de humo se pueden adherir a sus prendas.
  • Enjuáguese los ojos rojos e irritados y límpiese la cara y las pestañas con un paño húmedo.
  • Beba mucho líquido para estar hidratado.
  • Siga los consejos de su médico y tome los medicamentos recetados si tiene asma u otras enfermedades pulmonares.
  • Solicite atención médica de emergencia para niños y personas mayores si sufren dificultad para respirar o un cambio en su nivel de conciencia.

Existen numerosos recursos disponibles para comprender los riesgos para su salud y lo que puede hacer para minimizar los problemas de salud. Esto incluye:

 

fuego

Comparta con otros.

Comparta esta información con sus familiares y amigos, tanto como con aquellos que se encuentran cerca de incendios y con otras personas que podrían resultar perjudicadas por la emanación de humo.