A medida que envejecemos, tenemos la sensación de que las dolencias aumentan con cada cumpleaños. La presión arterial alta, el colesterol alto e incluso la diabetes tipo 2 son comunes desde que alcanzamos la mediana edad.

Muchas veces los médicos le recetarán medicamentos que le ayudarán a tener controladas estas condiciones. Por supuesto que es fundamental tomar los medicamentos recetados y seguir todas las indicaciones. Pero puede que haya otro "medicamento recetado" por el que quizás quiera preguntarle a su médico: el ejercicio.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) recomiendan que los adultos realicen 150 minutos de ejercicio moderado por semana, como por ejemplo caminar. Esa pequeña cantidad puede aportar beneficios duraderos y eficaces a su salud.

La recomendación de 150 minutos por semana proporciona múltiples beneficios para la salud, incluida la disminución del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. También le ayuda a:

  • Controlar su peso
  • Reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas
  • Reducir el riesgo de padecer cáncer de colon y de mama
  • Fortalecer los huesos y músculos
  • Mejorar la salud mental y el estado de ánimo
Vea esta imagen

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 2015

Antes de que se desanime pensando que 150 minutos es demasiado, recuerde que no tiene que hacerlo todo de golpe. Puede repartirlos a lo largo de una semana. Incluso puede repartirlos en períodos de 10 minutos un par de veces al día, siempre y cuando aumente su ritmo cardíaco.

"Estas recomendaciones tratan de ser un objetivo accesible", dice Jennifer Brazen, una entrenadora personal certificada por el American College of Exercise. "Mucha gente dirá: 'No llego a hacer una hora, así que no voy a hacer ejercicio'. Pero si dice que está bien hacer 30 minutos al día un par de veces a la semana, es un punto de partida para la gente y con suerte lo disfrutarán y tendrán ganas de hacer más".

Cuando arme su rutina de ejercicios, recuerde incluir también una sesión de fortalecimiento muscular. Los CDC recomiendan que los adultos incluyan ejercicios que trabajen los grupos musculares más importantes (piernas, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos) y los hagan dos o más veces por semana.

El ejercicio también es muy importante para aquellos que sufren ciertos problemas de salud. Por ejemplo, el ejercicio ayuda a las personas con diabetes a controlar la glucosa en sangre. También puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y lesiones nerviosas, que suelen ser problemas habituales en las personas con diabetes.

Es muy importante que los pacientes diabéticos, al igual que otras personas con problemas de salud crónicos, consulten a su médico antes de empezar un programa de ejercicios.

Incluso si goza de un excelente estado de salud, no pase por alto los beneficios que el ejercicio brinda a su mente.

"Lo más frustrante de nuestro trabajo es que no podemos medir la salud mental", afirma Brazen. "Pero podemos verlo cuando viene al gimnasio. Puede tener una sonrisa en la cara al pensar en hacer ejercicio o entrar estresado y salir mucho más feliz".

objects_barbell

Comenzar.

¿Necesita algo de inspiración para estar más activo? Haga más de algo que ya disfruta, como caminatas, senderismo, algún deporte o baile, o natación. O tome una clase de algo nuevo. Puede conocer gente nueva y, a la vez, mejorar su salud. Hay mucho para elegir: pilates, ciclismo, barra, boxeo, gimnasia aeróbica en el agua, danza del vientre, entrenamiento militar y zumba. Consulte en Internet las opciones disponibles en su zona.