Todo comenzó con un giro y una pirueta, un pisotón y un elaborado ritmo tocado con una guitarra clásica.

Un baile al ritmo de las castañuelas no es la clásica actividad que se esperaría ver en un entorno de trabajo voluntario, que normalmente conlleva el traslado de cajas y alimentos enlatados.

Pero para Anna Peña, empleada de Blue Cross and Blue Shield, su amor por el baile flamenco pasó de ser un pasatiempo a un trabajo voluntario que la llevó a dar clases de flamenco una vez al mes en el WellMed Charitable Foundation Senior Community Center.

flamenco

Los viajes de trabajo de Ana suelen durar una semana cada vez. Al igual que muchos profesionales ocupados, ella no sabía bien cómo incorporar a su agenda el trabajo voluntario. Pero la importancia de este tipo de actividad se la había inculcado desde pequeña.

"Mi mamá siempre hizo trabajo voluntario desde muy temprana edad, en las Girl Scouts, la escuela o la iglesia", dice Anna. "Nos inculcaron que cuando se es recíproco con la comunidad, pueden ocurrir cosas buenas".

La oportunidad de Ana de hacer trabajo voluntario se le presentó cuando visitó un consultorio médico por razones de trabajo, donde expresó cuánto amaba el baile. Le dijeron que el centro para personas mayores ubicado al lado estaba buscando a alguien que diera clases de baile.

Era un trabajo voluntario para el que Ana había nacido. Comenzó de pequeña a bailar tap y danza clásica. Su padre era el propietario de un club nocturno y los bailarines de flamenco que allí trabajaban llamaron su atención. Se sintió cautivada por ese estilo de danza tan lleno de sentimientos, en el que los bailarines expresan sus emociones a través de los movimientos corporales y las expresiones faciales.

A pesar del interés que Ana demostró tener de pequeña, recién comenzó a aprender flamenco cuando cumplió 40 años.

Hay muchos estilos dentro del baile flamenco, una danza originaria de España. A cada estilo se lo llama palo y se lo define según su ritmo, la emoción que transmite y los lazos que tiene con las tradiciones culturales. Un palo muy conocido es el tango.

Cada baile está compuesto de tres partes: el solo de guitarra o acompañamiento con palmas, la canción y el baile. Una parte importante del flamenco es la improvisación, es decir, la creación de los pasos de baile al son de la música.

La habilidad de Anna para bailar flamenco le valió una gran cantidad de seguidores en el centro para personas mayores. Cuando se corrió la voz de que ella estaba enseñando a bailar flamenco, su clase se llenó rápidamente de alumnos, entre los que también hay españoles.

Las faldas vaporosas que se usan en el baile flamenco clásico no son obligatorias en la clase de Ana. Sus alumnos son bienvenidos con cualquier tipo de vestimenta, incluso con ropa informal y calzado con suela de goma. Enseña a hombres y mujeres de 70, 80 y 90 y tantos, de los cuales algunos están en silla de ruedas, otros sentados y otros parados.

Anna aporta alegría a su clase llevando accesorios, como chales, castañetas y abanicos, para aquellos que puedan usarlos. Algunos de los accesorios representan un desafío para los que sufren de artritis, de manera que Anna se centra en la música. Luego de cada clase, dedica tiempo a explicar cómo escuchar y sentir el ritmo.

Puede ver lo felices que son sus alumnos al hacer algo completamente diferente a lo que alguna vez han hecho. Sus alumnos son tan aplicados que algunas mujeres le han pedido a Anna que prepare grabaciones para practicar con ellas entre clase y clase.

flamenco_class

Con esto, ellos le han dado a Anna una verdadera enseñanza de vida. "Quiero mantenerme lo más activa posible", dijo. "Mi retribución a la comunidad verdaderamente ilumina sus días. Algunos de mis alumnos no tienen a nadie más en la vida, vienen a mi clase para interactuar con otras personas y puedo comprobar cuánto lo disfrutan. Ver rostros sonrientes hace que esto sea más gratificante para mí".

¡Olé, Anna!

Anna es solo una de nuestros 4,725 empleados voluntarios de la compañía, que ha dedicado más de 110,413 horas de servicio a 1,427 entidades benéficas en 2016.

Para tener más detalles sobre cómo nuestra compañía y nuestros empleados voluntarios logran cambios positivos en las comunidades en las que prestamos servicio, lea nuestro Informe sobre la Responsabilidad Social.