Cuando se trata de cuestiones de salud, siempre hay temas de moda o tendencias. El año pasado bien pudo haber sido el "año de los problemas estomacales".

Desde probióticos y alimentos fermentados hasta gluten e "intestino permeable", muchos libros de autoayuda y blogueros no pueden dejar de hablar sobre los malestares estomacales y sus posibles soluciones.

El tema del intestino permeable cobró impulso en las noticias y a través de médicos mediáticos. Pero las principales corrientes de la medicina no reconocen el síndrome de intestino permeable como una enfermedad oficial, y su médico nunca se lo diagnosticaría.

Sin embargo, hay quienes siguen creyendo que las bacterias o sus productos se "filtran" a través de la pared intestinal. Una vez que ingresan al torrente sanguíneo, pueden viajar por el cuerpo. 

Algunas personas creen que el intestino permeable puede ocasionar una serie de síntomas, como:

  • Distensión abdominal
  • Calambres
  • Fatiga
  • Sensibilidad a ciertas comidas
  • Dolor en las articulaciones
  • Sarpullido
  • Dolor de cabeza

El gastroenterólogo Dr. Alan Buchman, director médico de Blue Cross and Blue Shield, estudió el llamado síndrome de intestino permeable en pacientes y en el laboratorio. Dice que no se trata de una enfermedad.

"Hay tanta desinformación entre las publicaciones disponibles en línea", dice el Dr. Buchman. "Una de mis señales de advertencia al momento de leer un artículo de investigación es que haya más reseñas que critican al artículo que datos sobre el artículo en sí mismo".

Entonces, ¿qué es lo que causa los problemas estomacales?

¿Por qué las personas creen en el diagnóstico de síndrome de intestino permeable? "A veces los médicos no tienen todas las respuestas. Simplemente no sabemos suficiente sobre aparición", dice el Dr. Buchman. "Lo que nos preocupa es que parece que las personas se están autodiagnosticando o probando tratamientos o suplementos que pueden ser costosos y a veces hasta perjudiciales para su salud".

¿Y cómo es que los médicos no lo saben todo? Recién están comenzando a conocer los secretos del microbioma intestinal. Es el nombre que se les da a los 10 a 100 billones de bacterias que habitan el intestino de cada persona.

Las bacterias alojadas en el tracto gastrointestinal cumplen varias funciones, tanto buenas como malas. Pueden robar sus nutrientes, ayudarle a digerir la comida y protegerlo de otras bacterias que causan enfermedades. "Con tantas bacterias y hongos, todavía no sabemos qué es normal y qué no", dice Buchman.

Si bien hay investigaciones sobre el tema en curso, no existe evidencia de que las bacterias o sus toxinas se filtren a través de la pared del intestino. Aun así, hay estudios que sugieren que tener bacterias "buenas" en los intestinos no solo puede contribuir a proteger el tracto digestivo, sino que además tener bacterias "malas" transitando el tracto intestinal puede causar estragos y posiblemente ocasionar o empeorar algunos problemas de salud crónicos.

Parece que el ser humano y las bacterias intestinales han cultivado una relación. A cambio de un entorno cálido para alimentarse, estos bichos tienen un papel clave para el sistema inmunológico y el metabolismo. Las bacterias buenas pueden:

  • Engancharse a los receptores de los intestinos para alejar masivamente a las bacterias "malas". Pero también pueden unirse con productos alimenticios y convertirlos en toxinas, como lo que puede ocurrir con algunas carnes procesadas.
  • Producir los nutrientes esenciales, incluida la vitamina K que es vital para la coagulación y el ácido fólico que ayuda a prevenir defectos de nacimiento.
  • Ayudar al sistema inmunológico a identificar las partículas que no son dañinas de los agentes patógenos que podrían causar enfermedades. Esto refuerza la resistencia a enfermedades y reduce el riesgo de sufrir alergias.

¿Qué puede hacer para promover una buena salud intestinal?

Al igual que el color de su cabello o de su piel, su genética determina buena parte de su microbioma. Pero su dieta, nivel de actividad y otros hábitos también inciden. La exposición a diferentes entornos también juega un papel. Todas estas variables hacen que su mezcla de bacterias sea tan singular como su huella dactilar.

Hay algunas cuestiones que inciden en esta combinación de bacterias que no puede modificar, como su sexo, grupo étnico o genes. Pero tomar decisiones sanas puede mejorar la salud de su intestino.

  • Coma más frutas, verduras y fibras, y menos grasas y azúcares. Sea constante a la hora de comer sano. Hay investigaciones que sugieren que una dieta con alto contenido de grasas puede modificar el tipo de bacterias presentes en su intestino en tan solo un día. Esto podría ocasionar que las células que recubren su tracto digestivo produzcan bacterias malas, lo que aumenta la inflamación en el tejido que lo rodea.
  • Mantenga un peso saludable. Los expertos están estudiando la relación entre la obesidad y las bacterias. En 2013 se realizó un estudio con pares de mellizos, en los que uno de los hermanos tenía peso saludable y el otro era obeso. Los investigadores inyectaron bacterias de los intestinos de los mellizos en ratones. Los ratones que recibieron las bacterias de los hermanos obesos, engordaron. Los ratones que recibieron bacterias de los hermanos con peso saludable, mantuvieron su peso saludable.
  • Sea cuidadoso al tomar antibióticos. Estos medicamentos potentes acaban tanto con los agentes patógenos como con las bacterias buenas. Nunca pida que le den antibióticos para combatir una infección viral como un resfriado o una gripe. Si su médico se los indica para combatir una infección bacteriana, tómelos siempre según las indicaciones y termine el tratamiento aunque se sienta mejor, y no comparta el medicamento recetado con nadie.
  • Ejercítese con frecuencia. Si bien los investigadores siguen recopilando información, saben que un estilo de vida activo promueve una mejor salud digestiva.
  • No fume. Hay estudios que sugieren que fumar puede modificar de manera negativa la proporción de bacterias en el intestino.
ícono_estómago

Hable con su médico.

Si bien es común tener malestar estomacal de vez en cuando, consulte a su médico si su problema es constante.