¿Ya inició su cuenta regresiva para el regreso a clases? Además de comprar los útiles escolares y revisar la ropa de sus niños para ver si todavía les entra, es un buen momento para garantizar que tengan todas las vacunas al día.

Vea esta imagen

Fuente: U.S. Department of Health and Human Services, 2013

Puede ahorrar tiempo y complicaciones si vuelve a revisar sus registros antes de que le envíen una nota de la escuela para avisarle que les falta alguna vacuna. Pero además de evitar complicaciones burocráticas, procurar que sus niños estén vacunados es un paso importante para cuidar su salud.

Si no los vacuna, sus hijos corren mayor riesgo de enfermarse. También pueden contagiar esas enfermedades a sus amigos y maestros.

¿Qué vacunas necesitan los niños en edad escolar?

Todos sabemos que los bebés y niños pequeños necesitan muchas vacunas, así que suele ser más fácil recordarlo. Pero todos los niños deben estar vacunados para estar sanos, y esto incluye las vacunas que reciben durante la preadolescencia y adolescencia. Quizá su médico le recuerde cuáles son durante la consulta preventiva anual para el bienestar del niño.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) recomiendan que se vacune a niños y niñas contra ciertas enfermedades graves a los 11 o 12 años. Algunas de estas enfermedades son:

  • Meningitis: hay ciertas bacterias que pueden causar infecciones en la capa que recubre el cerebro, la médula espinal y el torrente sanguíneo. La meningitis puede ser muy grave y hasta puede causar la muerte.
  • Virus del papiloma humano (VPH): algunas cepas de este virus de transmisión sexual pueden causar un cáncer mortal. Se debe vacunar a todos los niños y niñas contra el VPH antes de que cumplan los 13 años.
  • TDAP: es la sigla de la vacuna contra el tétanos, la difteria y la pertussis (tos convulsa). En general esta vacuna se aplica a los niños cuando tienen 11 o 12 años.
  • Gripe (influenza): la mayoría de las personas de seis meses en adelante deben darse la vacuna anual contra la gripe. Es particularmente importante para los niños que tienen problemas de salud crónicos como asma o diabetes.

Recuerde consultar con su médico si no sabe con certeza si sus hijos tienen todas las vacunas al día. Quizá deban ponerse al día con las vacunas que no recibieron.

Durante y después de la consulta

Algunos niños le temen más que otros a las vacunas inyectables. Si sus hijos se sienten ansiosos, recomiéndeles que respiren hondo para intentar controlar el miedo o el dolor. También puede contarles una historia o buscar otra forma de distraerlos. Más allá del método que elija, no regañe a su hijo por sentir miedo.

Después de vacunarlo, consulte al médico de su hijo si puede darle un analgésico que no contenga aspirina. A veces los niños tienen reacciones leves a las vacunas, como dolor en el lugar de la inyección, sarpullido o algo de fiebre. Estas reacciones son normales y desaparecen rápido.

Tenga en cuenta estos consejos que le ayudan a identificar y reducir al mínimo los efectos secundarios leves:

  • Revise las hojas informativas que le entrega su médico. Esas hojas suelen describir los efectos secundarios habituales.
  • Use un paño frío y húmedo en la zona de la inyección para reducir el dolor y la inflamación.
  • Baje la fiebre con un baño tibio. Si su médico lo aprueba, puede darle un analgésico que no contenga aspirina.
  • Dele mucho líquido a su hijo. Muchos niños comen menos durante las primeras 24 horas después de haberse vacunado.
  • Preste más atención que de costumbre a su hijo. Si observa algo preocupante, llame a su médico.

También existen vacunas para adultos que permiten prevenir enfermedades graves como la influenza (gripe), la pulmonía y el tétanos. Otras vacunas combaten la culebrilla (herpes zóster), hepatitis A y B. Hay factores como su edad, estilo de vida, problemas de salud, empleo y vacunas anteriores que inciden en las vacunas que puede necesitar.

médico_atención_médica

Cuide la salud de toda la familia.

¿Desea saber más sobre las vacunas y pruebas de detección que usted y su familia necesitan? Échele un vistazo a nuestra guía para el bienestar de adultos y niños.