Más de 20 millones de personas en los Estados Unidos sufren de depresión. Los factores de riesgo abarcan antecedentes de depresión en la familia, cambios importantes en la vida o traumatismos y determinadas enfermedades o medicamentos. Algunos asegurados nos contaron cómo controlan la depresión.

Tenga en cuenta que los siguientes consejos de los asegurados no reflejan necesariamente la opinión de Blue Cross and Blue Shield. Estos consejos se comparten con el fin de brindar información general solamente. Consulte con su médico para recibir asesoramiento específico.


Controlo mi depresión con actividad física periódica y consultas a mi terapeuta.

— Eve P.


Sufro de depresión desde la pubertad. Pero negaba que estaba deprimida cada vez que un médico lo mencionaba. "No estoy deprimida", decía. "Casi nunca lloro". Así que el primer paso fue admitir que era una persona depresiva.

El segundo paso fue la investigación del tema. Aprendí que la depresión no significa necesariamente llorar todo el tiempo. Puede provocar irritabilidad, dificultades para dormir, complicaciones en las relaciones personales, dificultades para conservar un empleo. De hecho, hay una serie de síntomas que pueden desencadenarse a raíz de la depresión.

Un tercer paso fue identificar el tipo de depresión que sufro. Tengo depresión doble. Si bien tengo distimia (depresión crónica leve), sigo teniendo episodios depresivos importantes.

La distimia tiñe mi mundo de gris. No suelo estar malhumorada y triste. Suelo estar un poco deprimida incluso cuando pasan cosas buenas. He descubierto que la terapia cognitivo-conductual (TCC, en inglés) es más efectiva que los antidepresivos para esta parte del trastorno.

Cuando tuve eventos depresivos graves, la terapia cognitiva-conductual no fue particularmente útil. Y en cambio, busqué la ayuda de un psiquiatra. No solo podía recetarme medicamentos, sino que también me ayudaba a averiguar qué medicamentos funcionaban mejor para mantenerme estable y productiva en todos los aspectos de mi vida.

Vivir con depresión es una batalla constante. De nada sirve que te digan que todo está en tu cabeza. No tienen idea de lo que es estar en el lugar de uno.

Recomiendo a los demás que estén dispuestos a aceptar la sugerencia de un profesional especializado de que pueden estar deprimidos. También les sugiero que aprendan lo que significa ser depresivo e identifiquen qué tipo de depresión padecen. Por último, les diría que busquen ayuda y que cumplan cuando se les recete un medicamento.

— Stephanie B.


La depresión parece ser un trastorno que ataca cuando no me preocupo por mi entorno, mi mente y mi cuerpo... pero es mucho más que eso.

Me di cuenta de que mis factores desencadenantes son la ansiedad y los trastornos. Para manejar la depresión tengo que dormir bien, consumir más frutas y verduras, levantar pesas y tener una hidratación más que adecuada. También tomo medicamentos para controlar la ansiedad.

La ansiedad que acompaña a la depresión es paralizante y solo me empuja a una depresión mucho más rápido. Es importante para mí no sentirme desbordada incluso con todas estas medidas útiles. Tengo una familia. Trabajo a tiempo completo. Y también tengo que ocuparme de mi casa. Mi salud mental repercute en todo, y todo repercute en mi salud mental.

Sigo un orden en todo lo que hago. Mentalmente me digo a mí misma que debo ser fuerte y que puedo con todo (mi familia, el trabajo, mi casa, los animales, las compras, el cuidado de todas las necesidades) porque vivo al límite del trabajo diario, las necesidades de la familia y las actividades, que son "demasiadas" incluso para pensar en hacerlas. Preferiría quedarme en casa. Y aún así, otros dependen de mí y me niego a defraudarlos.

La salud mental se ha vuelto un tema menos tabú en los últimos años. Aunque la mayoría de las personas no saben que sufro, muchos pueden darse cuenta de que a veces hay algo en mí que no está bien. Tener una pareja, un jefe y amigos que te apoyan o hacen concesiones (por ejemplo, tiempo a solas o horarios de trabajo flexibles) realmente me ayuda.

Supongo que mi punto en todo esto es que controlar la depresión es más que una lista de "hacer esto y no aquello". Muchos factores externos juegan un papel vital en el control de mi salud mental.

— Carla S.