A pesar de todo lo que se dice estos días sobre mantenerse en forma, los hombres siguen estando por detrás de las mujeres en la adopción de hábitos que contribuyen a un estilo de vida saludable.

Algunos bromean sobre que casarse es la mejor opción que tiene un hombre para gozar de una buena salud. Y una infinidad de estudios revelan que los hombres casados tienen una mejor salud física y mental que los hombres solteros, siempre y cuando tengan un matrimonio feliz. La mayoría de los estudios muestran que los hombres de uniones infelices no tienen una vida más saludable. 
  
Estos beneficios de salud son reales para los hombres felizmente casados de todas las edades, razas, ingresos y ocupaciones. ¿Por qué?

Los estudios revelan que las razones están relacionadas con menos estrés, hábitos de vida más saludables y menos aislamiento.

Esas son buenas noticias para los hombres felizmente casados, ¿pero qué pueden hacer todos los hombres para estar y mantenerse saludables? Primero tenemos que conocer los problemas de salud más importantes de los hombres.

¿Qué pone en riesgo a los hombres?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) dicen que las cinco causas principales de muerte en los hombres son las enfermedades cardíacas, el cáncer, las lesiones accidentales, las enfermedades pulmonares y el derrame cerebral.

Los últimos datos de 2013 de las enfermedades cardíacas y el cáncer indican que cada una es la causa de alrededor del 25% de las muertes. Las otras tres causas van del 4% al 6%.

Así que justo a tiempo para la Semana Nacional de la Salud de los Hombres, que se celebra del 15 al 21 de junio, los CDC ofrecen consejos para ayudar a los hombres a priorizar su buena salud. Nos enfocaremos en los problemas cardíacos y el cáncer, los dos principales causantes de muerte.

Hábitos saludables para el corazón

Las enfermedades cardíacas son la causa de muerte n.° 1 de los hombres en Estados Unidos. Por lo tanto, es importante conocer qué puede hacer para reducir sus riesgos de sufrir una enfermedad cardíaca.

Existen decisiones de estilo de vida que los hombres pueden tomar para mejorar la salud del corazón y reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

  • No fume ni sea fumador pasivo. Puede ser tan perjudicial como si usted mismo fumara.
  • Duerma lo suficiente, de siete a nueve horas por noche en adultos.
  • Ejercítese regularmente y coma alimentos saludables con muchas frutas y verduras frescas.
  • Mantenga un peso saludable. Pierda las libras de más que tiene.
  • Controle los niveles de presión arterial, azúcar en sangre y colesterol para mantenerlos dentro de los límites saludables.
  • Acuda a su médico de manera regular (al menos una vez al año) y realícese los exámenes recomendados para detectar y tratar problemas de manera temprana. Esto es de especial importancia para aquellos problemas sin síntomas evidentes.
  • Controle su estrés. Por ejemplo, tómese descansos cuando realiza tareas bajo mucha presión. Y no permita que el estrés desencadene comportamientos poco saludables: consuma alcohol de manera moderada, socialice y manténgase activo.
  • Si tiene problemas para respirar, dificultad para orinar, dolores en el pecho o mucha sed con frecuencia, vaya al médico de inmediato. No intente tolerar estos síntomas. Pueden señalar un problema grave.

Es probable que usted haya escuchado estos consejos antes. Pero hay una gran diferencia entre saber lo que debería hacer y hacerlo. Si hace todas estas cosas, sus probabilidades de tener una mejor salud aumentarán enormemente.

Debilitar el cáncer

Los tipos de cáncer más comunes en los hombres son el de próstata, de pulmón, de piel y colorrectal. Es importante realizarse exámenes de detección del cáncer periódicamente. Hable con su médico para saber qué tipos de exámenes necesita hacerse y con qué frecuencia.

El cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres de los Estados Unidos, sin incluir el cáncer de piel. Aparece generalmente en hombres de edad avanzada y tiene varias opciones de tratamiento. Es esencial que los hombres se realicen exámenes de detección de cáncer de próstata periódicamente.

Los exámenes de detección de cáncer de próstata más comunes son el examen rectal y la prueba de antígeno prostático específico (PSA). En un examen rectal, la próstata se palpa a través del recto para detectar si hay bultos u otras anormalidades. La prueba sanguínea de PSA mide la concentración del PSA en la sangre. El PSA es elaborado por la próstata.

Los resultados de la prueba de PSA pueden ser engañosos. Un nivel alto podría significar cáncer de próstata. Pero debe saber que los niveles sanguíneos de PSA pueden variar de una persona a otra. Y los niveles altos no siempre indican cáncer. Pueden elevarse a medida que se envejece. Los niveles también pueden verse afectados por procedimientos médicos, por algunos medicamentos y por una próstata agrandada o infectada. 

Si es un cáncer de próstata, existen muchos tipos de tratamiento.

  • La prostatectomía es una cirugía que consiste en extirpar la próstata.
  • La prostatectomía radical es una cirugía que se realiza para extirpar la próstata y el tejido circundante.
  • Se puede usar una máquina fuera del cuerpo para enviar radiación a las células cancerosas.
  • Se pueden colocar partículas radioactivas dentro o cerca de la próstata para destruir las células cancerosas.
  • Se puede recibir terapia hormonal para bloquear las hormonas que estimulan el crecimiento de las células cancerosas.

La "espera cautelosa" para observar si el cáncer crece es también una opción porque el cáncer de próstata con frecuencia crece muy lentamente o deja de crecer. Muchos hombres deciden esperar y controlar el cáncer porque las cirugías y otros tratamientos para el cáncer de próstata a veces pueden afectar las funciones sexual, intestinal y vesical.

Si lo tiene, asegúrese de entender por completo cuáles son sus opciones. A menudo es una decisión tanto personal como médica. Hable con su médico acerca de las opciones y los riesgos para que pueda decidir qué es mejor para usted.