¿Trabaja todos los días muy duro inclinado sobre su escritorio como Bob Cratchit?

También existe una generación de adultos jóvenes de entre 18 y 24 años que pasan gran parte de su día en una posición encorvada sobre sus teléfonos inteligentes, tabletas o cualquier otro dispositivo digital.

En algún momento de su vida, el 80 por ciento de los adultos tendrá dolor en la parte inferior de la espalda. Y la cantidad de adultos jóvenes que ya siente dolor de espalda es cada vez mayor. 

Tal vez haya escuchado el término informal "iPosture" que se utiliza para describir la mala postura y la espalda encorvada de los usuarios de dispositivos digitales.

¿Cuál es la causa? Algunos adultos jóvenes dedican la misma cantidad de tiempo a sus dispositivos que al descanso. Es común que los adolescentes estadounidenses usen medios digitales nueve horas al día en promedio.

Y no solo las personas más jóvenes experimentan dolor: un 46 por ciento de los adultos de todas las edades que usa varios dispositivos a la vez dice tener dolor en el cuello y los hombros.

Otro término que se emplea para este tipo de dolor de cuello es "text neck" (postura de la cabeza hacia adelante). Se ha vuelto un padecimiento común con el aumento del uso de teléfonos inteligentes. De manera que no es sorprendente que esos cuellos estén adoloridos.

El peso promedio de la cabeza humana es de 10 libras. Cuando la cabeza está inclinada hacia adelante, como ocurre cuando se mira un dispositivo durante períodos de tiempo prolongados, se ejerce una presión adicional sobre las cervicales, lo que causa dolor en el cuello, la cabeza y los hombros.

Los estudios sugieren que cuando inclina su cabeza 60 grados hacia adelante para mirar su teléfono, está ejerciendo sobre su cuello una presión de 60 libras.

¿Qué puede hacer para reducir las posibilidades de padecer dolor en la parte baja de la espalda y en el cuello?

En su lugar de trabajo

Al estar sentado durante varias horas seguidas se ejerce presión sobre la columna vertebral, y los movimientos repetitivos que hace al usar una computadora pueden dañar el tejido blando de sus antebrazos, muñecas y manos.

Comience por hacer cambios en la computadora de su hogar y de su oficina:

  • Posicione el monitor de la computadora directamente frente a usted, a fin de no tener que girar la cabeza para mirarlo. Aleje el monitor de su cuerpo a aproximadamente la distancia del brazo.
  • Ajuste la altura de su silla para que sus pies estén apoyados en el piso. Si no le llegan al piso, use un reposapiés. Los muslos deberían estar paralelos al piso y las rodillas alineadas con las caderas.
  • Incline la parte superior del monitor alrededor de 10 a 20 grados para alejarlo de usted.
  • Cuando esté sentado, apoye contra el respaldo de la silla la parte inferior de su espalda y los hombros. Use una almohadilla lumbar para darle soporte a la parte inferior de la espalda.
  • Ajuste la altura a la que tiene el teclado para que los antebrazos formen un ángulo con los codos de 90 grados.

En el sillón

Fíjese como se sienta. ¿Está sentado en una postura desgarbada? Mientras esté usando sus dispositivos digitales o mirando televisión, mantenga una postura neutral que le permita tener el monitor al nivel de los ojos siempre que sea posible. Levántese, estírese y dé una caminata aproximadamente cada 30 minutos.

Al estar de pie

Preste atención también a cómo se para. Mantenga su cabeza derecha, con la barbilla paralela al piso, el pecho erguido y el estómago plano.

Corrija el problema

El dolor de espalda es un motivo común por el que los adultos jóvenes bajan los niveles de actividad, según los National Institutes of Health. Hacer ejercicios que aprovechen la gravedad para fortalecer el cuerpo, como caminatas y yoga, o levantar pesas ligeras exigirá un esfuerzo a los huesos y derivará en un aumento de la densidad ósea.

Estirarse regularmente y hacer ejercicio aeróbico de tres a cinco veces por semana también puede ayudar a mejorar su estado físico y reducir los riesgos de sufrir lesiones en la espalda.