Su cobertura médica incluye más que solo atención médica preventiva. Lo ayuda en situaciones que usted no puede prevenir ni evitar. Las enfermedades y los accidentes inesperados le pueden ocurrir a cualquiera y pueden ser abrumadores. Tener una cobertura médica puede ayudarlo a preparase para un accidente o problema médico inesperado.

En primer lugar, las consultas en la sala de emergencias cuestan más que las consultas con su médico, por lo que tiene que estar absolutamente seguro de que necesita ir a la sala de emergencias (ER, en inglés). Si no está seguro, puede llamar a su médico para que lo aconseje sobre cómo debería tratar su problema médico. Si no puede comunicarse con su médico, aquí encontrará información que lo ayudará a decidir si necesita ir a la sala de emergencias o no. Los problemas médicos como las molestias estomacales, la fiebre y las quemaduras menores se pueden solucionar programando una cita con su médico.

Si considera que su problema de salud pone en peligro su vida, no espere. Llame al 911 o acuda a la sala de emergencias del hospital más cercano. Si es admitido en el hospital desde la sala de emergencias, usted o un miembro de su familia debería llamar a su médico dentro de las 72 horas. Involucrar a su médico lo antes posible puede ayudarlo a recibir la atención médica que necesita. Incluso si no queda hospitalizado, igualmente deberá llamar a su médico cuando salga del hospital para programar la atención médica de seguimiento.

En caso de emergencia

Prepárese

  • Conozca lo que está incluido en su cobertura. Su certificado de beneficios y servicios médicos incluye un resumen de sus costos y su cobertura. Puede encontrar información sobre sus beneficios en Blue Access for MembersSM (BAMSM), su cuenta de asegurado en línea. Tiene acceso las 24 horas, los 7 días de la semana, a detalles de los beneficios de su cobertura, información sobre reclamaciones y tarjetas de asegurado provisionales para imprimir.
  • Sepa dónde encontrar su tarjeta de asegurado. Guarde su tarjeta de asegurado en un lugar donde la encuentre fácilmente en todo momento, como en su billetera. Dígale a alguien de confianza dónde está la tarjeta en caso de emergencia. 
  • Localice la sala de emergencias o la clínica en locales comerciales más cercana. Use nuestro recurso Provider Finder® para encontrar los profesionales de la salud de su vecindario que participan en la red. Para acceder a nuestro directorio en línea Provider Finder, vaya a la sección Médicos y hospitales​​​​​​​ en portal protegido Blue Access for Members (BAM).

Conozca lo que está incluido en su cobertura 

  • Tenga en cuenta que el copago por una visita a la sala de emergencias es superior que el copago de una consulta con su médico. Los copagos de las salas de emergencias pueden constarle cientos de dólares. Para entender mejor los beneficios de su cobertura, puede repasar los detalles de la cobertura en el portal protegido Blue Access for Members (BAM) o llamar al número que figura en su tarjeta de asegurado.
  • Si es admitido en un hospital que no forma parte de la red de su cobertura, es posible que su estadía no esté incluida en su cobertura. Por eso, cuando sea posible, es mejor comunicarse con su médico antes de ser hospitalizado para que sea referido a un lugar que participe en la red. Si va a un hospital que no es de la red, puede solicitar que lo deriven a un hospital de la red para recibir atención médica continua para pacientes hospitalizados cuando se sienta mejor.