Detenga el cáncer antes de que empiece

Posiblemente no haya una palabra más aterradora para nosotros que "cáncer". Esta enfermedad se cobra la vida de más de medio millón de estadounidenses por año. Es la segunda causa de muerte después de las enfermedades cardíacas.

Algunas veces consideramos al cáncer como una sentencia de muerte, pero esto no es lo que debiéramos pensar, ya que muchos tipos de cáncer son tratados con éxito y, por lo general, pueden prevenirse.

Existen más de 100 tipos de cáncer. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), los tipos de cáncer más comunes entre las mujeres son el cáncer de mama, cáncer de pulmón y cáncer colorrectal. Entre los hombres, los tres tipos de cáncer más comunes son el cáncer de próstata, el cáncer de pulmón y el cáncer colorrectal.

Los exámenes preventivos ayudan a combatir el cáncer

Las investigaciones demuestran que los exámenes preventivos practicados a tiempo pueden ayudar a reducir la cantidad de nuevos casos de cáncer. Por ejemplo, dichos exámenes pueden prevenir el cáncer cervical y colorrectal mediante la detección de lesiones precancerígenas. Esas lesiones pueden ser tratadas antes de que se conviertan en cancerígenas.

La detección temprana es clave. Los exámenes preventivos para la detección de cáncer pueden incluir:

  • Un examen físico y preguntas sobre hábitos personales e historial clínico: los médicos revisan su cuerpo para ver el estado de salud general y verificar que no haya anomalías, como por ejemplo bultos. Como parte del examen, el médico le preguntará sobre sus hábitos relacionados con la salud, las enfermedades que tuvo en el pasado y los tratamientos que recibió.
  • Pruebas de laboratorio: los exámenes pueden implicar tomar muestras de tejido, sangre, orina y otras sustancias.
  • Estudios por imágenes: es posible que el médico solicite pruebas de diagnóstico por imagen, como por ejemplo, una mamografía para descartar el cáncer de mama.
  • Pruebas genéticas: dado que ciertos tipos de cáncer son hereditarios, es posible que el médico quiera evaluar las mutaciones genéticas (cambios) que se relacionan con ciertas clases de cáncer.

Los siguientes son algunos ejemplos de exámenes importantes para la detección del cáncer:

  • Cáncer de mama: hacerse mamografías regularmente puede reducir las posibilidades de morir por cáncer de mama.
  • Cáncer colorrectal: es el segundo tipo de cáncer que más vidas cobra en los Estados Unidos. Todos deberían hacerse un examen de detección a partir de los 50 años.
  • Cáncer de próstata: muchas de las variedades de cáncer de próstata se desarrollan lentamente. El examen de detección puede ayudar a descubrirlo antes de presentar síntomas.

La frecuencia con la que debería examinarse y el tipo de exámenes de cuidado preventivo que necesita depende de la edad, el sexo, la salud y los antecedentes familiares.

Muchos servicios de prevención tienen cobertura total si son proporcionados por un médico dentro de la red de su seguro de gastos médicos.* Para averiguar si su aseguradora incluye todo o parte del costo de los exámenes de detección de cáncer, comuníquese con Servicio al Cliente llamando al número que figura en su tarjeta de asegurado.

¿Cuáles son los tipos de cáncer que más se pueden prevenir?

Hay pasos que puede seguir para ayudar a prevenir el cáncer. La Organización Mundial de la Salud informa que hasta un tercio de todos los casos oncológicos puede prevenirse. Algunos de los tipos de cáncer que más se pueden prevenir son el cervical, de pulmón, de boca y garganta y de esófago.

Cáncer de pulmón. Es el segundo tipo de cáncer que más vidas de hombres y mujeres se cobra. Fumar, ya sea por tener el hábito o por ser fumador pasivo, es la principal causa del cáncer de pulmón. Por lo tanto, alejarse del cigarrillo es la mejor medida para prevenirlo. Descubrir y tratar a tiempo el cáncer de pulmón aumenta las probabilidades de obtener excelentes resultados.

Cáncer cervical. Este tipo de cáncer solía ser el que más vidas de mujeres en Estados Unidos se cobraba. Ahora, gracias a los exámenes de detección y a una vacuna, prevenir el cáncer cervical es mucho más factible. El Papanicolau y la vacuna contra el virus del papiloma humano (HPV, en inglés), la enfermedad causante del mayor porcentaje de variedades de cáncer cervical, han disminuido considerablemente la tasa de muertes provocadas por este tipo cáncer.

Cáncer de boca y garganta. El American Institute for Cancer Research (esta página solo está disponible en inglés) calcula que el 63 por ciento de los casos de cáncer de boca podría prevenirse con solo hacer cambios sencillos en el estilo de vida. Los principales causantes de estos tipos de cáncer son el consumo de tabaco, alta ingesta de bebidas alcohólicas e infección por el virus del papiloma humano.

Cáncer de esófago. Este cáncer podría prevenirse el 63 por ciento (esta página solo está disponible en inglés) de las veces con solo evitar la obesidad. La obesidad duplica las probabilidades de una persona de desarrollar cáncer de esófago por la inflamación crónica que provoca el exceso de grasa en el organismo.

Estos son solo algunos tipos de cáncer que pueden controlarse y prevenirse con tan solo implementar hábitos saludables en el estilo de vida, que prioricen actividad física constante, dieta moderada, bebidas alcohólicas limitadas y programación de exámenes preventivos. Por ejemplo, hay 10 tipos de cáncer diferentes que se asocian con el sobrepeso o la obesidad.

Programe una cita con su médico para dialogar sobre cualquier problema que pueda tener. No deje su salud librada a la suerte. Tome la firme decisión de comenzar a tomar medidas hoy mismo.