Camille Mason, una asegurada de 54 años de Blue Cross and Blue Shield, fue diagnosticada con artritis reumatoide cuando solo tenía 16 años. Explica que comer bien, ejercitarse y mantener una actitud positiva la han ayudado a mantenerse activa y disfrutar la vida.

camille

Manténgase activo

A los 16 años, ya era una persona activa (entrenaba todos los días) y consciente de mi alimentación. Ambas cosas pueden marcar una diferencia significativa en el cuidado personal cuando uno padece artritis reumatoide.

Desde entonces, la artritis reumatoide se ha diseminado por mi cuerpo con el paso de los años. Sigo ejercitándome al menos cuatro veces a la semana para mantener mi densidad ósea, fuerza y flexibilidad. No necesita trabajar con pesas pesadas para ayudar a mantener la densidad ósea. De hecho, he descubierto que los ejercicios con pesas pesadas son difíciles y causan malestar. Hago ejercicios de estiramiento continuamente, incluso durante mi día laboral, para mantener los músculos y las articulaciones saludables.

Adopte una dieta saludable

Las personas piensan que cuando uno dice "dieta" se refiere a "estar a dieta", y eso no es cierto en absoluto. Y consumir alimentos saludables y frescos no tiene que ser costoso o derrochador. Uso frutas y verduras congeladas para reducir el desperdicio. Sí, también tengo frutas y verduras en el refrigerador.

Somos criaturas carnívoras que disfrutamos de comer carne y masticar frutas y verduras. Tenemos que satisfacer esas necesidades.

Las comidas rápidas son cosa del pasado, al igual que los refrescos y las bebidas azucaradas. ¡Todavía me encantan los postres y el chocolate! Como les digo a todos, la dieta es un estilo de vida y una elección de comer sano. Si tiene antojo de algo, está bien comerlo de vez en cuando, simplemente no lo haga de manera regular. Mientras lo haga con moderación, no le hará mal.

Pida ayuda médica cuando la necesite

La artritis reumatoide me pasó factura este último año cuando comenzó a afectarme la columna vertebral. Tuve que someterme a una cirugía de columna cervical y me siento mucho mejor. La artritis reumatoide ha hecho que mi columna sea un poco más frágil. Con cualquier movimiento de alto impacto o impacto constante podría fracturarme la columna debido a la artritis.

Además, también acudo a un quiropráctico que por medio de masajes y terapias de la cultura oriental estimula mi movimiento. Esto ha sido una gran ayuda para mantener la flexibilidad de mis movimientos cuando estoy en apuros.

Pero las personas me observan cuando estoy con rigidez y malestar, y me preguntan por qué no funcionó la cirugía. Les explico que la cirugía sí funcionó, pero que todavía tengo artritis reumatoide en la columna. No importa a cuántas cirugías me someta, siempre estará en mi columna y otras partes del cuerpo.

Mantenga una actitud positiva

La artritis reumatoide es agotadora. Como las personas no pueden verla, no siempre entienden el agotamiento o la necesidad de tomarse una pausa. Pero no me malinterprete. Soy una persona muy activa y estoy siempre en movimiento. Tengo dos hijos y nueve nietos que me brindan mucha alegría. Tengo una vida ocupada con mis amigos cercanos que son todos músicos y tienen bandas locales.

Creo que tener artritis reumatoide implica mantener una actitud positiva, preocuparse por los alimentos que uno consume para cuidar el cuerpo y seguir físicamente activo. Algunos días son más duros que otros, y después hay días en los que se siente increíble.

Escuche su cuerpo y cuídelo. El poder del pensamiento positivo y la alegría en su interior hacen que los dolores sean un poco más fáciles de tolerar y superar.

Tenga en cuenta que los consejos de este artículo no reflejan necesariamente la opinión de Blue Cross and Blue Shield. El artículo tiene como único fin ofrecer información general. Consulte con su médico para recibir asesoramiento específico.