El consumo de tabaco es una de las principales causas de muerte en los EE. UU.; más de 480,000 personas mueren cada año por este motivo. Es por eso que dejar de fumar siempre es una buena idea. Y nunca está de más elaborar un plan y buscar una buena dosis de ayuda para lograrlo.

sr butts

Este mes, asociaciones juveniles prosalud de todo el país se unirán para generar conciencia sobre los daños que representa para la salud el consumo de tabaco.

El evento anual, denominado Kick Butts Day, fomenta una vida libre de tabaco. Promueve eventos comunitarios (esta página solo está disponible en inglés) para ayudar a los jóvenes a dejar el hábito. Este año, el Kick Butts Day es el 15 de marzo.

Campaign for Tobacco-Free Kids está organizando el evento. Esta asociación sin fines de lucro promueve iniciativas para combatir el tabaquismo durante todo el año.

Para el Kick Butts Day, líderes de asociaciones juveniles, educadores y otras personas organizan eventos orientados a:

  • Dar a conocer los problemas relacionados con el tabaquismo en sus respectivas ciudades
  • Instar a los funcionarios públicos a proteger a los niños de los peligros que conlleva el tabaquismo
  • Ayudar a los jóvenes a mantenerse alejados del tabaco

Los adolescentes corren un gran riesgo

Cada día, más de 3,000 niños menores de 18 experimentan la sensación de fumar por primera vez. Y de esos niños, aproximadamente 700 se convierten en fumadores.

La presión del grupo. En términos generales, los jóvenes comienzan a fumar porque sus amigos lo hacen. Y suelen continuar con el hábito porque sus amigos también lo hacen.

Los adolescentes también comienzan a fumar por otras razones, entre ellas: 

  • Sus hermanos y hermanas consumen tabaco
  • Sus padres u otros miembros de la familia fuman
  • Autoestima baja
  • Exposición a campañas que promocionan el consumo de tabaco

Deje el hábito antes de que sea tarde. Las posibilidades de sufrir cáncer de pulmón u otra clase de enfermedad relacionada con el consumo de tabaco dependen del tiempo que ha estado expuesto al humo del cigarrillo en toda su vida (esta página solo está disponible en inglés).

Quienes han comenzado a fumar siendo adolescentes tienen la oportunidad de abandonar el hábito cuando llegan a la juventud. Las personas que dejan de fumar durante la juventud pueden evitar la mayoría de los problemas de salud que el consumo de tabaco provoca con el paso del tiempo.

Fumar pone en riesgo a casi todos los órganos

Tanto en el caso de los adolescentes como en el de los adultos, fumar daña el estado de salud general. Es una de las principales causas de muchos problemas de salud graves, como estos:

  • Cáncer de pulmón, vejiga, riñón, páncreas, boca y garganta
  • Enfermedad cardíaca
  • Derrame cerebral
  • Enfermedades pulmonares
  • Problemas en el embarazo, nacimientos prematuros y bajo peso de bebés recién nacidos
  • Enfermedades de las encías
  • Problemas de la vista

En el caso de las mujeres, este hábito puede complicar el proceso de lograr el embarazo y perjudicar la salud del bebé, tanto antes como después del nacimiento. También puede dañar los huesos. Por ejemplo, las mujeres que fuman corren un mayor riesgo de sufrir fracturas de hueso.

Los niños que son fumadores pasivos tienen más problemas de salud, tales como infecciones del oído y asma.

Otros de los perjuicios que el tabaquismo provoca a largo plazo son:

  • Problemas en los ojos, como por ejemplo, una mayor probabilidad de tener cataratas (nubosidad en el cristalino del ojo) y degeneración macular (daño de la retina)
  • Entre un 30 y un 40 por ciento más de riesgo de tener diabetes tipo 2, en el caso de los fumadores activos
  • Mayor tendencia a la inflamación y menor respuesta del sistema inmunológico

Ningún tipo de tabaco es inocuo

Masticar tabaco provoca cáncer de boca, inflamación de las encías y pérdida de los dientes. Fumar cigarrillos provoca cáncer de boca, de garganta y de pulmón.

En cuanto a los cigarrillos electrónicos, debido a que son un producto más nuevo, no existen demasiadas investigaciones acerca de sus efectos. Sin embargo, dichos productos también generan preocupación en lo que a salud se refiere, según lo indica el National Institute on Drug Abuse (esta página solo está disponible en inglés).

Los adolescentes que consumen tabaco sin fumarlo son más propensos a fumar al llegar a la edad adulta.

Abandonar el hábito reduce los riesgos

Dejar de fumar contribuye a reducir el riesgo de sufrir problemas de salud graves. Además, su organismo comenzará a reponerse por sí solo en cuanto deje el hábito.

Tan solo un año después de dejarlo, su riesgo de sufrir un ataque cardíaco disminuye drásticamente. Entre dos y cinco años después de abandonar el hábito de fumar, su riesgo de sufrir un derrame cerebral podría llegar a ser casi idéntico al de una persona que no fuma.

Una vez que deja de fumar, su riesgo de tener cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad en un período de cinco años.

Diez años después de dejar de fumar, su riesgo de sufrir cáncer de pulmón se reduce a la mitad.

Comience a dejarlo

Hay muchos recursos y herramientas de ayuda disponibles en la actualidad que pueden ayudarlo a abandonar el hábito con éxito.

Puede encontrar ayuda gratis en smokefree.gov/talk-to-an-expert. Además, puede recurrir a la American Cancer Society, que ofrece su Guía para dejar de fumar.

Su seguro de gastos médicos pudiese ayudarlo a dejar de fumar al incluir en su cobertura el costo de los medicamentos y del asesoramiento como complemento de sus esfuerzos. Llame al número que figura en el reverso de su tarjeta de asegurado para averiguar más.