Quizás se sorprenda al saber que el escorbuto, que es una enfermedad producto de la deficiencia de vitamina C, fue alguna vez causante de más muertes en alta mar que las tormentas, los naufragios o los combate, y que todas las demás enfermedades juntas.

Unos 2 millones de marineros murieron a causa de esta enfermedad entre los siglos 17 y 18 hasta que la Marina Real supo que la manera de prevenirla era con suministros de frutas y verduras frescas.

En la actualidad, nuestra sociedad es más consciente de la importancia de las vitaminas y los minerales. Pero al mismo tiempo que la toma de conciencia sobre este tema aumenta, los investigadores observan una reducción en la cantidad de hierro, proteínas, calcio y vitaminas B2 y C en los cultivos de vegetales.

Existen muchas razones posibles de esta tendencia, incluidas las prácticas de cultivo que favorecen las variedades de vegetales más rentables, el uso de fertilizantes químicos y la cosecha de los cultivos antes de la maduración para cumplir con las fechas límite del mercado.

Nuestras dietas poco saludables también son motivo de preocupación. Como sociedad, estamos consumiendo más grasas saturadas, sal, azúcar y alimentos procesados que nunca. Y muchas personas no consumen las cantidades diarias de frutas y verduras que se recomiendan.

La Organización Mundial de la Salud nos cuenta que las dietas poco saludables son una de las principales causas de epidemias de enfermedades crónicas, como la obesidad, la presión arterial alta y los altos niveles de glucosa y colesterol.

El movimiento “el alimento como medicina”

Este tipo de tendencias ha ayudado a inspirar el movimiento "el alimento como medicina" que está en desarrollo. En las grandes ciudades y en los pequeños pueblos de todo Estados Unidos, los médicos aconsejan tomar decisiones inteligentes en cuanto a los alimentos para contrarrestar algunas de las enfermedades crónicas que padecemos.

Lo ideal sería obtener siempre los nutrientes de los alimentos. Pero algunos médicos pueden recomendar suplementos de vitaminas y minerales para aquellas personas que es poco probable que aumenten las cantidades de frutas y verduras que consumen o bien no pueden hacerlo.

Independientemente de cuál sea el caso, asegúrese de hablar con su médico para considerar cuál es su mejor opción. Es posible que necesite diferentes opciones de nutrientes, ya sea a través de alimentos o suplementos. En el caso de las mujeres embarazadas, por ejemplo, consumir demasiada vitamina A puede causar malformaciones congénitas.

¿Toma algún medicamento? Considere evitar el consumo de estos alimentos

Debe evitar el consumo de algunos alimentos comunes cuando toma ciertos medicamentos.

Jugo de pomelo: si bien este jugo ácido es una asombrosa fuente de vitaminas A y C y otros nutrientes, puede interactuar con algunos medicamentos para reducir el colesterol y, como consecuencia, aumentar o disminuir los niveles en sangre.

También puede afectar otros medicamentos de casi la misma manera, incluidos antihistamínicos (usados frecuentemente para tratar alergias), medicamentos para la presión arterial, medicamentos de reemplazo de hormona tiroidea, anticonceptivos, medicamentos para bloquear el ácido estomacal y dextrometorfano para aliviar la tos.

Vegetales de hojas verdes: estos vegetales con altos niveles de vitamina K pueden reducir la capacidad de los anticoagulantes para prevenir los coágulos. La buena noticia: normalmente no es necesario dejar de comer hojas verdes. La mayoría de los problemas surge por los grandes incrementos o las grandes reducciones en la cantidad que uno consume.

Caramelos de regaliz negro natural: la glicirricina, un ingrediente natural del caramelo de regaliz, puede drenar el potasio del cuerpo mientras aumenta la retención de sodio. Si lo consume mientras toma digoxina (medicamento para problemas del corazón), aumenta el efecto del medicamento y puede causar latidos irregulares.

El caramelo de regaliz negro natural también puede interactuar con otros medicamentos para la presión arterial alta. Los caramelos de regaliz negro con saborizante artificial no contienen glicirricina y no son motivo de preocupación.

Alimentos con tiramina: las personas que toman ciertos antidepresivos y medicamentos para la enfermedad de Parkinson deben evitar el consumo de alimentos ricos en tiramina. Entre estos se incluyen el chocolate, los quesos curados, las carnes ahumadas y maduradas/fermentadas, los perros calientes, algunos fiambres procesados, los productos de soja fermentados y las cervezas de barril.

Si tiene alguna inquietud sobre algún medicamento que está tomando, hable con su médico acerca de qué alimentos debería evitar.

cuidados_de_salud_alimentación_equilibrada

¿Necesita hacer un cambio?

Si cree que necesita hacer un cambio en su dieta para obtener los nutrientes que necesita, pídale a su profesional de la salud que le aconseje qué alimentos saludables puede agregar a su dieta diaria.