"Tiene diabetes tipo 2". Esas palabras de su médico pueden ser alarmantes y confusas. Es probable que tenga muchas preguntas. ¿Qué tan malo es? ¿Necesito inyecciones de insulina? ¿Qué puedo comer y qué no?

Deténgase y respire profundo. Existen muchos recursos que pueden ayudarle a saber qué significa y qué hacer.

Lo primero que debe saber es que no está solo. Más de 30 millones de estadounidenses tienen diabetes, una cifra que según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades se ha más que triplicado en los últimos 20 años. 

Entre ellos, el 90 al 95 por ciento tiene diabetes tipo 2. En la diabetes tipo 2, el cuerpo no usa la insulina como debería hacerlo, por lo que el nivel de azúcar en sangre es elevado. Alrededor del 5 por ciento de los diabéticos tienen diabetes tipo 1. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina, lo que causa un nivel de azúcar en sangre elevado.

Infórmese 

La medida más importante que un nuevo paciente con diabetes tipo 2 puede tomar es asegurarse de entender la enfermedad por completo, dice la Dra. Evelyn Lacuesta, endocrinóloga y directora médica de cobertura Blue Cross and Blue Shield. Averigüe qué significa, de qué manera puede afectar a su cuerpo ahora y en el futuro y qué puede hacer para controlarla. 

"La medida n.º 1 es la educación", dice Lacuesta. "La medida n.º 2 es pedirle a su médico que le explique sobre el medicamento y por qué debe tomarlo. Y la n.º 3 es entender que independientemente de la cantidad de píldoras que toma, si no sigue una dieta, no podrá controlar el nivel de azúcar en sangre. El medicamento no puede hacer todo".

Entre a la cocina

Su médico puede sugerirle que hable con un dietista profesional para armar una nueva dieta. Si necesita perder peso, el dietista o su médico pueden explicarle cuánto debe perder y cómo hacerlo de una manera segura. A menudo solo hace falta perder un poco de peso para notar los beneficios. 

cree_su_plato

American Diabetes Association (ADA) tiene información y recetas en su sitio web, diabetes.org. Puede encontrar muchos recursos para ayudarle a mantener su dieta, como el Método del plato. Le permite ingresar sus elecciones de alimentos para ver cómo combinarlos para obtener un plato saludable.

Estas son las recomendaciones de la ADA para un plato saludable para personas con diabetes:

  • Llene la mitad del plato con vegetales sin almidón, como brócoli, espinaca, pimientos y tomates.
  • Llene un cuarto del plato con una proteína, como pollo, carne de res, pescado, huevos o queso.
  • Llene un cuarto del plato con una porción pequeña de granos o alimentos con almidón, como arroz, pasta, papas o tortillas.
  • Agregue una porción de fruta o lácteo si su plan de alimentación se lo permite.

Ponerse en movimiento

El ejercicio es otra parte importante para tomar el control de la diabetes. Cuando está activo, sus células trabajan mejor para usar la insulina y eliminar la glucosa, o la azúcar, de la sangre. Eso puede mejorar los niveles promedio de glucosa en sangre (medidos a través de un examen de sangre llamado A1C).

Mantenerse activo también tiene estos y otros beneficios:

  • Reduce la presión arterial y el colesterol. 
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y derrame cerebral.
  • Quema calorías para ayudarle a perder o mantener el peso.
  • Aumenta su energía para realizar las actividades diarias.
  • Fortalece su corazón y mejora la circulación sanguínea. 

Se recomienda siempre hablar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios, especialmente si no hace ejercicios de manera regular. Tenga en cuenta que se pude producir una disminución del nivel de glucosa en sangre durante o después de la actividad física, así que asegúrese de controlar los niveles de azúcar en sangre mientras se ejercita.

¿No sabe bien por dónde comenzar? American Diabetes Association dice que la mejor opción para comenzar es simplemente caminar a paso ligero. Propóngase hacer 30 minutos de ejercicios aeróbicos de intensidad moderada a energética al menos cinco días a la semana (para sumar un total de al menos 150 minutos por semana). Si no se estaba ejercitando, puede comenzar con algo suave e ir aumentando la intensidad gradualmente. Distribuya su actividad en al menos tres días de la semana e intente no pasar más de dos días consecutivos sin ejercitarse.

Un diagnóstico de diabetes puede dar miedo y es posible que no sepa bien cómo continuar. Pero si habla con su médico de manera regular y crean un plan con el que pueda aprender a vivir, la vida no cambiará tanto como usted piensa.

icon_abcsConozca los factores clave para mantenerse en el camino correcto.

Controle su diabetes al conocer los factores clave. El primer factor clave corresponde al examen A1C que indica su nivel de glucosa en sangre durante los últimos tres meses. Manténgalo dentro de un rango saludable. El segundo factor clave corresponde a la presión arterial  y el tercero, al colesterol. Manténgalos controlados. El cuarto factor clave es dejar de fumar. Tanto fumar como tener diabetes estrechan los vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos angostos hacen que su corazón trabaje aun más. Trabajar en estos factores clave puede ayudarle a reducir el riesgo de ataque cardíaco, derrame cerebral u otros problemas de la diabetes.