Si puede correr rápidamente 5K pero le cuesta hacer flexiones y abdominales o tiene dolor de espalda, es hora de que fortalezca el abdomen.

Aunque haga un entrenamiento cardiovascular intenso, también tendrá que fortalecer el abdomen para disminuir el riesgo de lesionarse.

Pero esto no significa que tenga que dejar de hacer cardio por ejercitar el abdomen. Correr, caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer ejercicio cardiovascular en el gimnasio, por ejemplo, en las máquinas elípticas, sigue siendo la mejor forma de disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas y vasculares.

Pero al trabajar los abdominales, su ejercicio tiene beneficios más importantes.

¿Por qué debería fortalecer sus abdominales?

"Los abdominales débiles afectan el equilibrio, la postura, la movilidad y la fuerza en general", comentó Julio Gonzalez, MD, especialista en medicina deportiva. "Esto puede incrementar el riesgo de sufrir todo tipo de lesiones y también puede afectar el desempeño deportivo".

Pero fortalecer el abdomen no es únicamente tarea de los atletas y deportistas de fin de semana. El Dr. Gonzalez dice que también ayuda a prevenir lesiones que pueden suceder a diario a causa de caídas, quehaceres básicos como lavar la ropa o cargar comestibles, y actividades vinculadas con el trabajo.

Agacharse para atarse los zapatos parece una tarea simple pero los músculos abdominales trabajan duro. 

Incluso si trabaja en un escritorio, los músculos ejercitan. Esas llamadas en conferencia y horas enfrente de la computadora pueden costarle caro si no tiene buena postura porque sus abdominales están débiles.

En el futuro, a medida que la fuerza muscular y la densidad ósea disminuyen, las sesiones de fortalecimiento del abdomen pueden mejorar el equilibrio y la movilidad de la columna vertebral. Esto le protege de las lesiones graves que pueden provocar las caídas.

¿Qué es el torso exactamente?

"Es un conjunto de músculos del tronco que sirven principalmente para estabilizar y transferir la fuerza entre las extremidades superiores e inferiores", comentó el Dr. Gonzalez.

Los 29 pares de músculos de la espalda, el estómago y las caderas le permiten pararse recto, transferir energía y distribuir el peso. Algunos expertos en acondicionamiento físico se refieren a los músculos del abdomen como "centro de fuerza". 

Trabajar para fortalecer el torso tiene que ver con cualquier músculo que le permita mantener una buena postura. Una columna sana tiene tres curvas naturales. La alineación neutra de estas curvas ayuda a protegerla del estrés o la presión excesiva.

Trabajar su torso no se trata solo de hacer abdominales. Debe incorporar el resto del grupo de músculos en la "zona central interna". Esto incluye el diafragma, el suelo pélvico, el músculo multífido y el músculo transverso del abdomen.

Activar los músculos internos del torso puede resultar más dificultoso para las mujeres, debido a la anatomía o los efectos de los embarazos. Pero a los hombres también les puede costar. La debilidad del suelo pélvico, tanto en hombres como en mujeres, puede ocasionar dolor de cintura, cadera y rodillas.

En síntesis: usar y fortalecer los músculos de su torso, especialmente la zona central interior, le ayuda a prevenir lesiones, mejorar la salud cardiovascular y llevar adelante sus actividades diarias.