Si cuida de padres de edad avanzada mientras se ocupa de una familia en crecimiento, forma parte de lo que se llama la "generación sándwich".

Hacer malabarismos para cuidar a los mayores y a los jóvenes es difícil. Si combinamos eso con las exigencias del trabajo, las reparaciones del hogar o las preocupaciones financieras, la lista parece interminable.

El continuo crecimiento de la población que envejece significa que crece la cantidad de encargados de los cuidados de otra persona. Incluso las personas más jóvenes están teniendo que cuidar a personas mayores. De hecho, casi 25 millones de personas en los EE. UU. actualmente cuidan a amigos o miembros de la familia mayores.

En un artículo reciente sobre las dificultades de la población envejecida de Estados Unidos, la Dra. Janice Knebl, especialista en geriatría, dijo: "Las necesidades de la prestación de cuidados nos afectarán como sociedad; todos deberíamos preocuparnos por eso".

La postergación de la paternidad también contribuye a la superposición del cuidado de hijos y padres.

Ahora las mujeres tienen hijos a comienzo de sus 30 en lugar de sus 20. Y si bien las tasas de natalidad en general han disminuido en mujeres menores de 40 años, la tasa de natalidad en mujeres a comienzo de sus 40 ha continuado aumentando a un ritmo constante durante las últimas tres décadas.

Este cambio de largo plazo significa que cada vez es más común que las personas de mediana edad tengan hijos jóvenes y adolescentes, al tiempo en que es posible que también comiencen a cuidar a sus padres o a otros miembros mayores de la familia.

No es extraño que tantas personas se sientan agobiadas. Es una labor que causa mucho estrés.

Busque el equilibrio 

Si intenta hacer demasiado mientras cuida a sus hijos y miembros mayores de la familia, podría desarrollar estrés u otros problemas de salud. Cambiar lo que pueda sobre la situación será de mucha ayuda.

Las personas están demasiado ocupadas, pero la planificación puede aliviar la situación, según la AARP.

Mantenerse organizado es una manera de evitar el agotamiento que produce cuidar a otras personas. Planificar con anticipación puede ayudar a evitar el caos. No quiere perder el poco tiempo que tiene.

Compartir la carga de trabajo puede ayudarle a mantener su salud. Deshágase de algunas tareas y comparta otras. No se sienta culpable. No puede encargarse de todo.

Esto puede requerir que los niños ayuden en tareas del hogar o de cuidado. O bien, es posible que sea necesario que sus hijos y los miembros mayores de la familia pasen tiempo juntos mientras usted se ocupa de otras tareas. Pida a amigos o parientes cercanos que le ayuden con cosas como la preparación de la comida, el transporte a citas u otros mandados.

Programe una reunión con la familia y los amigos cercanos para hablar sobre esto. Sea sincero en cuanto a la carga que puede soportar. Aunque esté acostumbrado a hacer todo usted solo, aprenda a pedir ayuda.

Cuando pide ayude con algo, trate de asegurarse de que la persona a la que se la pide sea capaz y esté dispuesto a hacer la tarea en cuestión. Por ejemplo, aquellas personas que no se sienten cómodas con tareas de cuidado activas pueden estar dispuestas a ayudar con otros tipos de cosas, como mandados, papeleo o programación de citas.

Tenga en cuenta que incluso si las personas están deseosas de ayudar, al principio necesitarán su ayuda. En un primer momento, es posible que sienta que trabaja más, pero la inversión inicial en tiempo y energía después valdrá la pena.

Investigue

Existen recursos disponibles para encontrar ayuda. Vale la pena dedicar un poco de tiempo a investigar.

Si desea contratar ayuda adicional, consulte las organizaciones en línea que ayudan a buscar un profesional verificado que se adapte a sus necesidades. Puede encontrar ayuda para cuidado infantil, cuidado de personas mayores, mascotas y tareas domésticas.  Asegúrese de verificar el servicio que está pensando usar al hablar con otras personas que conoce, repasar las reseñas en línea o las organizaciones de comentarios de consumidores, o al hablar con sus profesionales de atención médica.

El sitio web healthychildren.org de American Academy of Pediatricians ofrece consejos sobre cómo encontrar ayuda confiable y segura para el cuidado de niños. El sitio también ofrece consejos sobre cómo saber qué tipo de cuidado es más adecuado para sus necesidades.
 
Otro recurso es eldercare locator (disponible en inglés), respaldado por la Administración de la Tercera Edad de los EE. UU. El grupo conecta a encargados de cuidados con apoyo local y recursos. 

También puede encontrar recursos específicos para encargados de los cuidados de personas con algunas enfermedades. Por ejemplo, la Alzheimer's Association ofrece consejos para encargados de los cuidados de personas con la enfermedad de Alzheimer.

Y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ofrecen consejos (disponibles en inglés) para ayudar a personas que cuidan a otras con una discapacidad.

Podría considerar unirse a un grupo de apoyo para personas que cuidan a otras. Puede asistir en persona o encontrar grupos en línea. Escuchar a otras personas que están en una situación similar y compartir sus propias experiencias con ellos puede ser útil. Es posible que también puedan ayudarle a encontrar fuentes de ayuda confiables.

icon_handComparta la carga.

Busque a otras personas que puedan ayudar. Puede ser un encargado de cuidados pagado que haga visitas regulares. Tal vez otro miembro de la familia o un amigo puede encargarse de algunas partes del cuidado. Es bueno tener a personas preparadas para ocupar su lugar durante momentos de descanso o en caso de una crisis. No debe encargarse de todo solo.