El asma infantil es una epidemia a nivel nacional. En los Estados Unidos, 1 de cada 11 niños tiene asma. Es la causa n.° 1 por la que los niños dejan de asistir habitualmente a clases. Además, los ataques de asma, una enfermedad crónica, son la causa más común de consultas en la sala de emergencias pediátrica.

Además de la carga física y financiera que esto representa para cada familia, es una preocupación económica grave para los Estados Unidos. Los costos por causa del asma ascienden hasta $56 mil millones por año. Eso incluye los costos directos como la atención en hospitales y los costos indirectos como los resultantes de la inactividad laborar de los padres por faltar al trabajo.

No hay cura para el asma, pero puede controlarse mejor con la prevención y el tratamiento adecuados.

Cómo ayudar a los niños con asma

A través de nuestra iniciativa Niños Sanos, Familias Sanas® (HKHF, en inglés), quisimos mejorar los protocolos de tratamiento para pacientes con asma.

Consideramos el asma infantil como un área ideal en la cual trabajar. Nos pusimos en contacto con la American Lung Association of the Upper Midwest (ALAUM) para solicitar que colaborasen con nosotros a fin de buscar la mejor manera de lograr avances.

Juntos desarrollamos una iniciativa orientada a mejorar la atención pediátrica para pacientes con asma de alto riesgo. El proyecto Mejorar la atención para niños con asma (esta página solo se encuentra disponible en inglés) se basa en el Programa Nacional Educativo de Prevención del Asma (esta página solo está disponible en inglés) desarrollado por el National Heart, Lung, and Blood Institute.

Usamos los datos de nuestras reclamaciones para identificar áreas en los estados participantes donde hay mayores casos de asma infantil. Luego colaboramos con American Lung Association para reclutar clínicas del área.

A través del proyecto se capacitó al personal de las clínicas para que supieran cómo ayudar a los niños, y se enseñó a los encargados de los cuidados de los niños a tratar y controlar el asma. Se entregó a las clínicas equipo y material educativo para los niños y los encargados de sus cuidados. El material educativo explicaba lo que es el asma, cómo prevenir los factores desencadenantes y cómo tomar correctamente los medicamentos.

Desde que comenzó el proyecto en 2012 y hasta 2015, se atendió a más de 350,000 aproximadamente en casi 90 clínicas.

Los resultados hasta ahora son considerables. Las 28 clínicas que participaron durante los dos primeros años del proyecto tuvieron un 62 por ciento menos de hospitalizaciones y un 54 por ciento menos de consultas en los departamentos de emergencias de los niños asmáticos que recibían tratamiento en dichas clínicas.

Coberturas futuros

El proyecto se extenderá por otros dos años. También se hará extensivo a más clínicas de atención médica primaria.

El proyecto incluirá además una fase evaluativa en el hogar. Esta evaluación ayudará a identificar y eliminar los alérgenos e irritantes de los hogares de niños con asma no tratados adecuadamente.

Averigüe más sobre esta iniciativa y entérese sobre cómo estamos ayudando a los niños y a sus familias (esta página solo está disponible en inglés) a lidiar mejor con esta enfermedad.

Si desea averiguar más sobre el asma y la iniciativa Enfrentar el asma de Blue Cross and Blue Shield, visite bcbsmt.com/taking-on-asthma.