No permita que el invierno congele su motivación para entrenar. Incluso cuando afuera está frío, puede seguir ejercitándose. Puede tener grandes beneficios al hacer tan solo 30 minutos de actividad moderada la mayoría de los días de la semana.

El ejercicio no solo ayuda a su cuerpo, también puede ayudarlo a centrar su atención y pensar, además de combatir la melancolía en pleno invierno.

Hacer una caminata diaria es una forma de comenzar. Simplemente asegúrese de abrigarse bien si está frío afuera.

Si vive en un lugar nevado, pruebe moverse con raquetas de nieve o hacer esquí de fondo para ejercitarse y respirar aire puro. Si no puede salir de la ciudad, puede quitar la nieve de su acera con una pala como parte de su rutina de entrenamiento. 

Y para aquellas personas que prefieren el calor del interior:

  • Pruebe hacer yoga en una clase o en su hogar.
  • Vaya a la piscina o pista interior de su centro comunitario local. 
  • Dedique la mañana a caminar por el centro comercial o el museo de arte de su localidad.
  • Lleve el mundo exterior al interior con un gimnasio de escalada. 

No permita que los días ocupados y el clima frío mantengan a su familia alejada del entrenamiento.  Existen muchas formas de mantenerse en forma este invierno. 

Tenga cuidado con el clima muy frío

Existen algunas cosas importantes que debe tener en cuenta cuando se ejercita en el clima frío.

cómo_vestirse_al_ejercitarse_en_el_clima_frío (imagen en miniatura)

Si decide hacerle frente al frío, consulte el pronóstico para el tiempo que pasará afuera. La temperatura, el viento y la humedad, junto con la cantidad de tiempo que pasará afuera, son los factores principales que debe considerar cuando planifica un entrenamiento seguro en el clima frío. 

Asegúrese de controlar la sensación térmica y la temperatura. Las temperaturas muy frías o las sensaciones térmicas extremas pueden hacer que el entrenamiento en exteriores no sea seguro, incluso si está abrigado.  La piel expuesta puede congelarse en algunas condiciones climáticas.

Y no es necesario que esté  helado para que usted corra riesgos por el frío.  La hipotermia puede suceder en temperaturas de 30 a 50 grados. El viento puede atravesar la ropa y eliminar la capa aislada de aire cálido que rodea a su cuerpo.  Si usted o su ropa tiene humedad por la transpiración, entonces el riesgo de hipotermia aumenta incluso más. 

Si está muy frío, opte por una actividad en interiores.

Diviértase en familia

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que las personas jóvenes de 6 a 17 años necesitan 60 minutos de ejercicio por día.  

Durante las noches oscuras y las temperaturas frías, es posible que sea difícil encontrar una hora para ejercitarse en familia, pero vale la pena hacerlo.  Mantenerse activo ayuda a los niños a desarrollar huesos fuertes y músculos sanos.  Y puede disminuir las probabilidades de desarrollar problemas de salud, como enfermedades cardíacas y diabetes.

A continuación presentamos algunas actividades en familia para el invierno. 

  • Planee un día activo en familia para el fin de semana.
  • Camine por el vecindario después de la cena para ver las luces festivas. 
  • Vea quién es la primera persona de su familia que alcanza un cierto objetivo de acción, como entrenar cinco días en una semana. 
  • Inscríbase en la caminata o maratón de una organización benéfica.  Entrenen juntos para el evento. 
  • Anden en trineo o patinen sobre hielo juntos.

Aprenda a abrigarse

A menudo las personas se ponen demasiada ropa para ejercitarse en el clima frío.  El ejercicio genera mucho calor, lo suficiente como para que sienta que hace más calor de lo que realmente hace.

Sin embargo, la evaporación del sudor puede hacer que pierda calor corporal y sienta frío.  Algunos movimientos con cambios de intensidad, como alternar caminatas y carreras, pueden exponerlo más al frío.  Esto hace que usted aumente la sudoración y luego se enfríe repetidas veces.

Por lo tanto, ¿cómo debería vestirse para combatir el frío? Use varias prendas que pueda sacarse cuando comienza a sudar y luego volver a ponerse cuando sea necesario. 

Haga una consulta a su médico

La mayoría de las personas pueden ejercitarse sin riesgos durante el clima frío. Pero si tiene algún problema de salud, como asma, COPD o enfermedades cardíacas, hable con su médico antes de entrenar al aire libre durante el invierno. 

El aire frío puede ser seco, que puede afectar las vías respiratorias de personas con problemas pulmonares y respiratorios. Esta irritación puede provocar respiración sibilante, tos y falta de aire. Puede tomar medidas para disminuir los efectos que puede producir el aire frío en los pulmones.

Manténgase calentito: trate de quedarse adentro en los días más fríos. Mantenga su casa calefaccionada, entre 65 y 70 grados.

Abríguese: cúbrase la nariz y la boca con una bufanda. La bufanda ayudará a calentar el aire antes de que ingrese a los pulmones.

Tenga sus medicamentos a mano: si tiene asma o COPD, mantenga los medicamentos de alivio rápido al alcance en caso de que desarrolle síntomas.

Controle la calidad del aire: la contaminación del aire puede ser mayor en el invierno. Visite Airnow.gov para controlar la calidad de aire en su región. 

Gripe, resfriados y otras infecciones: las infecciones comunes del invierno pueden dificultar la respiración. Trate de prevenirlos. Consulte con su médico si tiene que vacunarse contra la gripe. Y pregunte si la vacuna contra la pulmonía es adecuada para usted. Recuerde lavarse las manos con frecuencia y evite tocarse la nariz, los ojos o la boca.

ícono_copo de nieveAsegúrese de moverse.

Si empieza a ejercitarse por primera vez después de un largo tiempo, hable con su médico para asegurarse de estar lo suficientemente saludable. Pero no se quede sentado este invierno. Su cuerpo agradecerá cada movimiento que haga.